“Tengo que convencer al presidente Duque sobre el ‘fracking’”: Minminas

Imagen tomada de: www.elespectador.com

María Fernanda Suárez asegura que con esta técnica se puede aumentar en 19 años las reservas de gas natural y en ocho las de petróleo.

Habla sin preocupación de temas espinosos, como fracking y Electricaribe, dos chicharrones difíciles de masticar. Es la nueva ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, quien ha vivido los últimos años metida en el sector de hidrocarburos. No se muestra de acuerdo con una posible venta de Ecopetrol, como se ha venido proponiendo desde algunos sectores.

¿Cómo se va a diversificar la matriz energética del país para dar cobertura y mejorar la calidad del servicio, como usted lo anuncia?

Desde la visión es importante entender la transición que tenemos que dar en la matriz energética. El mundo va a cambiar, el mundo se está moviendo hacia energía más limpia, y tenemos que trabajar en esa misma vía. Es un compromiso con el cuidado del medio ambiente y con el cambio climático. Ahí hay varios temas. Uno es todo lo relacionado con las renovables, que van a ser una prioridad, pero hay otros temas adicionales, como trabajar muy de cerca con la demanda. En el sector eléctrico casi siempre hemos estado concentrados en hacerlo desde la oferta, más que con la demanda. Queremos generar incentivos a la eficiencia energética e incentivos a la autogeneración.

¿Hacia dónde tenemos que ir?

Tenemos que asegurar que mantenemos o mejoramos la limpieza. Por eso son tan importantes los proyectos hídricos. Tenemos que seguir avanzando en hacer energía solar y eólica, continuar con la hidráulica y, al mismo tiempo, que haya espacio para el resto de energías renovables no convencionales.

¿Las puertas van a estar abiertas para los proyectos de energías renovables no convencionales?

Estoy con los oídos atentos a cuál es la mejor manera de hacerlo. Creo que hay buenos avances sobre los cuales nos debemos apalancar. Una de las cosas que hemos discutido es que la Ley 142 nunca previó unas energías alternativas, porque en ese momento no era posible. Entonces nos lleva a una reflexión profunda de cuánto necesitamos adaptar nuestra regulación para la incorporación de esas energías renovables no convencionales.

¿Qué sigue en ese aspecto?

La subasta que debe llevarse a cabo en enero de 2019 es muy poderosa para ver la magnitud de oportunidades que hay. Pero a raíz del anuncio de nuestras metas en energía renovables no convencionales he recibido mucho respaldo de empresas generadoras que están muy comprometidas. Esto me alegra.

En este escenario energético, ¿qué tanto preocupa Hidroituango?

Para saber qué va a pasar con Hidroituango tenemos que esperar a que EPM pueda entrar a finales de septiembre al cuarto de máquinas, haga una evaluación y nos presente el plan de acción, y con éste asegurar cómo va a entrar de manera segura, en el menor tiempo posible. Hasta que eso pase, cualquier otra cosa es especular. Mi función es asegurar que hay abastecimiento de energía en cualquier escenario y para eso estamos trabajando en varios mecanismos: con subasta de expansión, la de renovables y la subasta de administración de cargo por confiabilidad.

¿Electricaribe le quita el sueño?

Es una prioridad solucionar ese tema. Es inadmisible que toda la región Caribe tenga un nivel de servicio tan deficiente. Pero una cosa es cierta: es un problema que lleva mucho tiempo creciendo. Eso no se resuelve de la noche a la mañana. Hay que trabajar en una solución estructurada, para la cual se necesita que haya un acuerdo entre muchas partes, un nuevo operador. Hasta que en Electricaribe se hagan inversiones y se mejore la red que ha tenido atrasos por más de cinco años, va a ser imposible que los usuarios reciban un mejor servicio.

¿Hay que crear una nueva empresa y elevar tarifas?

Una cosa importante es que lo que se está analizando hoy para entregar a un operador privado es lo que está dentro del marco de la regulación actual. Esa regulación prevé que se remunere de acuerdo con la inversión, entonces las tarifas estarán de acuerdo con la inversión. Pero es ésta la que permite que haya una buena calidad en la prestación del servicio a los usuarios.

Ahora vamos con el petróleo. ¿Está de acuerdo con el “fracking”?

Quiero tener una conversación educada y seria, y voy a trabajar en equipo con el ministro de Ambiente, y mi trabajo comienza por convencer al presidente Duque de que el fracking se puede hacer de manera responsable y segura. Él está a la expectativa de cómo abordamos una discusión seria y qué concluimos. Lo que él tiene como prioridad es asegurar que cualquier decisión que tomemos tenga absoluta responsabilidad con el medio ambiente y que no se pongan en riesgo las fuentes hídricas.

Con “fracking”, ¿en cuánto se elevan las reservas?

En gas pueden pasar de los actuales 11 a 30 años. Ese gas nos aseguraría tener autosuficiencia y nos permitirá tener una matriz energética mucho más limpia. En petróleo se pasaría de los actuales 1,6 millones de barriles de reservas a cerca de 10.000 millones; crecerían de siete a 15 años. Somos autosuficientes en petróleo y gas y tenemos excedentes para exportar.

Si no hay “fracking”, ¿qué va a pasar con las reservas petroleras del país?

Las tenemos que incentivar con los otros mecanismos convencionales, pero, salvo que tuviéramos un hallazgo grande, como un Cusiana, es muy difícil encontrar una reserva de esas magnitudes.

Si el presidente le pidiera consejo sobre una posible venta de Ecopetrol ante las dificultades fiscales del país, ¿qué le diría?

No estoy de acuerdo con vender la totalidad de Ecopetrol. Hay muchos apuros que habrá que atender, es una conversación que hay que dar y creo que hay mecanismos adicionales. En su momento tendremos que dar la discusión de qué es lo más conveniente.

Entre los mineros hay muchas quejas por la supuesta inseguridad jurídica. ¿Qué piensa en este aspecto?

Ha habido mucha inseguridad jurídica en los últimos años. La sentencia que salga de la Corte Constitucional sobre Cumaral va a determinar el rumbo de la minería en Colombia. Hoy en día la minería pesa 2 % del PIB colombiano. Lo que se defina respecto a consultas populares va a ser fundamental para ese desarrollo.

¿Hay que meter en cintura las consultas populares?

Vamos a esperar el pronunciamiento de la Corte Constitucional.

¿Es difícil acabar con la minería ilegal?

Es un reto muy grande en el que tenemos que trabajar de manera conjunta, determinada con (el ministro de) Defensa y las autoridades regionales.

Fuente: www.elespectador.com