Alcaldía de Bogotá radicó propuesta para intervenir la reserva Van der Hammen

Imagen tomada de: www.elespectador.com

El Distrito le presentó a la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) el plan con el que pretende expandir la cantidad de áreas verdes de la reserva.

El Distrito tiene lista su propuesta para intervenir la reserva Thomas van der Hammen. Luego de los términos de referencia que expidió el Ministerio de Ambiente con la resolución que establece los procesos para recategorizar, integrar y realinderar las reservas forestales, la Alcaldía ajustó sus planes y radicó ante la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) un documento de 1.200 páginas que contiene su propuesta. Según ha reiterado el Distrito, el objetivo no es urbanizar la reserva, sino aumentar las áreas verdes, para lo que es necesario el proceso de realinderación.

La primera particularidad de la propuesta del Distrito es que se busca aumentar el número de hectáreas del área ambiental y el área total. Actualmente, el área total de la Van der Hammen es de 1.396 hectáreas. El plan del Distrito es que la reserva tenga 1.711 hectáreas. Asimismo, la propuesta busca pasar de 634 a 1.104 hectáreas el área ambiental: parques, zonas arborizadas, espacios verdes de centros educativos y recreativos.

Otra de las modificaciones que plantea el Distrito es que la reserva pase a ser en su mayoría pública. Actualmente, el sitio es principalmente privado, por lo que el plan establece que más del 80 %, correspondiente a 1.435 hectáreas, sean públicas. Actualmente son 535 las hectáreas públicas, correspondientes a menos del 40 %) del total de la reserva.

“Lo más importante de esta propuesta es que la reserva va a ser de propiedad pública y acceso público para siempre, para todos los ciudadanos, sin importar sus niveles de ingresos. Estamos muy orgullosos además porque tendrá más de 1.300 hectáreas de bosques, humedales y parques públicos, conecta mucho mejor los cerros y el río (Bogotá), según los estudios que se han hecho, recupera los sistemas hídricos y es algo revolucionario, porque la pagan los dueños de la tierra”, aseguró el alcalde Enrique Peñalosa.

El enfoque ambiental de la propuesta radica en la idea de aumentar la categoría de la reserva, y que pase de ser productora a protectora. Es decir, una reserva que no sea un bosque privado, sino un lugar en el que los ciudadanos puedan tener acceso a espacios naturales. Además, el documento establece que se pase de tener 634 hectáreas de bosques y humedales a 501 hectáreas en el mismo sitio, más 603 nuevas hectáreas de hábitats y corredores verdes, y otras 225 hectáreas con espacios para actividades deportivas.

La lupa de las organizaciones ambientalistas y científicas se posará en cómo será la conectividad entre los Cerros Orientales y el río Bogotá, una de las razones de ser de la reserva. Por eso, el Distrito asegura que la propuesta permite una conexión que se hará por entre grandes corredores ecológicos de bosques y humedales. Según la Alcaldía, esto ayudaría a recuperar, y no solo a conservar, la quebrada La Salitrosa y los humedales Torca-Guaymaral y La Conejera.

En total, la propuesta del Distrito pretende restaurar 1.104 hectáreas de zonas ambientales con el mismo mecanismo diseñado para Lagos de Torca: que las áreas nuevas sean financiadas por los dueños de la tierra, y así no acudir al erario para el desarrollo de la infraestructura. El plan también tiene una propuesta para diseñar vías en la zona y así descongestionar la movilidad del borde norte de la ciudad, siendo además amigable con la naturaleza pues algunas vías serán elevadas para generar pasos ecológicos para los animales. 

El documento de la propuesta no ha sido revelado, y eso ha generado malestar entre los ambientalistas y científicos que se han declarado en contra de cualquier intervención en la reserva. Además, los detractores de los planes en la Van der Hammen aseguran que, aunque el Distrito presentó la propeusta como un triunfo ambientalista, no es así porque las instancias de participación se rompieron y no los tuvieron en cuenta en la formulación del plan.

Según Sabina Rodríguez Van der Hammen,  integrante de la Veeduría de la Reserva y nieta del botánico Thomas Van der Hammen, la propuesta que presentaron no difiere mucho del plan inicial y es categórica en aseverar que la reserva, tal como están la cosas planteadas, se acabará.

"Hay que mirar en detalle la propuesta, pero lo que podemos ver es que no difiere mucho del plan de acabar con la reserva, pero cambiando el discurso por uno de que se va a hacer una mejor. Nos preocupa que la propuesta no la han dado a conocer, y solo citan a una reunión cerrada para comentarla. Además, dicen que es el triunfo de los ambientalistas, pero no nos han incluido y no tuvimos ninguna voz. No sabemos en qué se basan para hacer esa afirmación".

Rodríguez agrega que, como sintieron que sus propuestas no fueron tenidas en cuenta, junto a los científicos que defienden la reserva van a constituirse como parte interesada en el proceso que ahora está en manos de la CAR, y así lograr algún tipo de rol y tener acceso a los documentos de soporte que presenten. Afirma, además, que la propuesta es una estrategia del Distrito frente a la presentación POT, y que sería la antesala a la presentación del plan. "La estrategia de ellos (la Alcaldía) es tener muy rápido la modificación en la reserva y poder paso a la presentación del POT, porque así se puede modificar el uso del suelo y tendrían que volver todo ese suelo de expansión urbana", concluye.

Fuente: www.elespectador.com