Prohibición del asbesto pasa la primera prueba en el Congreso

Imagen tomada de: www.elespectador.com

Bajo el nombre de Ana Cecilia Niño, ley con la que se busca evitar que se siga usando ese material en Colombia fue aprobada en primer debate en el Senado.

Desde muy temprano, este martes 11 de octubre cientos de colombianos empezaron a apoyar desde las redes sociales el proyecto de ley que se debatía en el Senado y que busca la prohibición del asbesto. A través de una “twitteratón” instaron a la Comisión Séptima a que aprobara el documento. La Comisión respondió con una votación unánime a favor del texto.

Aunque ahora el documento, que por nombre lleva “Ana Cecilia Niño”, en honor a una de las víctimas que más luchó para que el Estado prohibiera el uso eso de ese material, deberá pasar a segundo debate, el primer visto bueno en el Senado parece un buen indicio para los partidarios de la iniciativa. Anteriormente se había hundido en más de una ocasión. Por ejemplo, en junio de 2016, la Comisión Séptima lo rechazó con cuatro votos a favor y siete en contra.

“Como lo reiterado en varias ocasiones, el Ministerio de Salud apoya la Ley 'Ana Cecilia Niño' que busca la prohibición del asbesto en Colombia”, dijo a través de Twitter Alejandro Gaviria, jefe de esa cartera.

El asbesto, como lo registra la página web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU., es el nombre de un grupo de minerales con fibras largas y delgadas, que no son visibles al ojo humano pero al inhalarlas pueden quedar atrapadas en los pulmones. Además de causar cicatrices e inflamación, pueden generar enfermedades como “asbestosis, o excoriaciones en los pulmones, que a su vez dificultan la respiración; mesotelioma, un cáncer raro que afecta las membranas que recubren los pulmones o el abdomen, o cáncer de pulmón”.

En el caso de Colombia, el asbesto es fabricado por la compañía Eternit, y es usado, esencialmente, como materia prima para fabricar tejas y tanques de agua, pastillas para frenos de vehículos, pinturas y mecanismos de aire acondicionado.

Fuente: www.elespectador.com