Temperatura del océano Antártico, inmune ante cambio climático

Imagen tomada de: www.elespectador.com

Según reveló un estudio realizado por científicos de Estados Unidos, los intensos vientos de la zona sacan a la superficie el agua que estaba a miles de metros de profundidad y que nunca ha estado afectada por el calentamiento global.

Cada vez son más las noticias que revelan que el cambio climático está afectando todo: la pérdida de biodiversidad, la desaparición de ciertos ecosistemas, las islas del caribe que amenazan con terminar sumergidas y un inicio de año que rompe récord en altas temperaturas cada mes.

No obstante, según concluyó un estudio realizado por la Universidad de Washington y el Instituto Tecnológico de Massachussetts, el polo Sur ha logrado permanecer de alguna manera inmune ante estos efectos, pues mientras la superficie de hielo del Ártico se ha ido perdiendo cada vez más, la temperatura del océano se ha mantenido igual todos los años.

La respuesta a este enigma, explican los científicos, parte de que los fuertes vientos huracanados que viene del oeste y pegan contra la Antártica empujan el agua superficial, dejando al descubierto agua más profundas que no se han visto afectadas por el cambio de temperatura.

"El océano Antártico es único porque está sacando agua a la superficie desde miles de metros de profundidad", explicó Kyle Armour, autor del estudio y profesor asistente de Oceanografía y Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Washington al periódico español El País. "Es agua realmente antigua y profunda la que está subiendo hacia las capas superiores del océano y no ha tocado la atmósfera desde hace cientos de años.”

Debido a que el agua que queda al descubierto había estado tan distante y profunda, tendría que pasar siglos para que experimente los cambios del calentamiento global, pues lo más probable es que la última vez que estuvo en contacto con el aire fue en el norte del océano Atlántico hace miles de años.

Aunque el proceso de “rotación” de agua también ocurre en zonas costeras del oeste de América, Europa y África, debido a que los océanos no son tan profundos, el agua no puede mantener la misma temperatura. Lo que posiciona al océano atlántico como un lugar único que, aún, no ha cedido su temperatura ante el cambio climático. 

Información tomada de: www.elespectador.com