Población de pez león en San Andrés ya supera el millón de especímenes

Imagen tomada de google: Pez león (http://greenwichdiving.blogspot.com.co)

Investigador advierte que daño se sabrá en una década. Autoridades dicen que hay planes de control.

Aunque todavía no se conocen los efectos de la invasión del pez león en el Caribe colombiano, expertos advierten que cerca de un millón de especímenes ya habitan en las aguas aledañas a la Reserva de la Biósfera Sea Flower.

"Apenas han transcurrido ocho años desde los primeros registros del pez; aunque no parece poco tiempo, hace falta un seguimiento mayor para conocer con exactitud los posibles daños que causa esta especie. Hoy podemos decir que uno de los efectos en el ecosistema es que el pez león desplaza a algunas especies de peces. Tiene unas espinas grandes y perjudiciales por lo que otros organismos se alejan”, asegura Arturo Acero, biólogo marino Ph. D. en Evolución y Zoología e investigador del Centro de Estudios en Ciencias del Mar (Cecimar) de la Universidad Nacional.

La advertencia de Acero se dio a conocer durante el coloquio ‘Resultados de las Expediciones Científicas Seaflower 2014-2015’, que tuvo lugar en la Universidad de los Andes y que recogió las investigaciones sobre esta área de reserva.

El pez león fue detectado a finales del 2008 en aguas colombianas y su proliferación se ha convertido en un problema para las autoridades ambientales y el equilibrio de los ecosistemas marinos en los que se ha asentado.

Entre los aspectos que más preocupan están sus hábitos alimentarios. Se calcula que anualmente estos peces consumen alrededor de 700 toneladas de alimento, lo que a largo plazo afecta las dinámicas de los peces locales y el ecosistema.

“Esta cantidad de alimento no corresponde a productos que los humanos vamos a comer directamente, pero es el alimento de aquellos organismos que nosotros queremos en nuestra mesa”, puntualiza Acero, quien explica que la hipótesis más viable de cómo llego es la liberación de especímenes de acuarios marinos en las costas de Florida (EE. UU.).

Si bien la población de pez león ha aumentado también lo han hecho las medidas institucionales para frenar su avanzada. En este momento Colombia cuenta con un plan nacional y un protocolo para el manejo de esta especie, que incluye fomentar su consumo en los turistas.

Nacor Bolaños, coordinador de áreas protegidas de Coralina, autoridad ambiental de San Andrés, explica que aunque la población de este pez sí es cercana al millón, se están haciendo esfuerzos para actuar correctamente ante la problemática, incluso con otros países de la región.

“Hasta ahora llevamos dos años haciendo mediciones en las zonas con la presencia del pez y no podemos ver cambios significativos. Sin embargo, tenemos la referencia de otros países donde el pez león ha estado por más de 10 años y sabemos que la principal afectación es sobre las especies de interés comercial, que disminuyen considerablemente comparado con lugares sin él”.

A la fecha Colombia cuenta con 20 estaciones de monitoreo de la especie en las aguas de San Andrés y se espera la instalación de 20 más en la zona continental del país, de la mano con Invemar, y así crear una red de control de la especie.

Nueva expedición en Seaflower

Durante el coloquio, Juliana Sintura, asesora en ecosistemas estratégicos de la Comisión Colombiana del Océano (CCO), presentó a los investigadores que zarparán a la Expedición Científica Seaflower Isla Cayo Serrana 2016, que comenzará el 4 de agosto.

En esta participarán diferentes universidades y organizaciones dedicadas al estudio del mar, y se esperan más de 20 publicaciones científicas sobre las investigaciones.

Además del apoyo de las autoridades, que facilitarán una de las embarcaciones para la investigación, la expedición de este año utilizará equipos tecnológicos de fabricación colombiana, según Sintura, con el ánimo de fortalecer el sector y darle un ‘voto de confianza’ a la industria científica del país.

Información tomada de: www.eltiempo.com